Las molestas verrugas en los pies

Verrugas pies

Las verrugas u ojos de pescado, en general, son lesiones benignas de la piel. Que pueden manifestarse en cualquier parte del cuerpo. Y están relacionadas con el virus del papiloma humano (VPH), lo cual hace que sean contagiosas.

A estas molestias en los pies, también se les denomina plantares, plantaris o plantar.

Aparecen entre el 7 y el 10 % de la población, incidiendo de forma particular en niños y adolescentes, quienes no han desarrollado anticuerpos para combatirlas. A estas edades ellos están más expuestos a otros portadores del virus.

Existen dos tipos de ellas:

La Mirmecia, relacionada al tipo VPH 1, que es la más usual de encontrar.

La verruga superficial en forma de mosaico, relacionada al tipo VPH2.

Verrugas pies

Causas

Cuando se genera el contagio de este virus, las células de la piel se multiplican más rápido de lo normal. Lo que ocasiona brotes en forma de coliflor que resultan muy incómodos, aunque no tan graves.

Luego el virus permanece inactivo por un tiempo hasta que aflora en forma visible.

El contagio ocurre a través de una herida abierta, ocasionada por un corte, rasguño o afeitado. Sin importar lo pequeña que sea la fisura es posible la penetración de la toxina.

La exposición a la humedad excesiva, como la sudoración o el contacto con piscinas con mantenimiento pobre. O quienes consumen esteroides o algún medicamento que suprima el sistema inmunológico (defensas del organismo) están más vulnerables al contagio.

Tipos

Verrugas Mirmecia

Se compone por un papiloma profundo y único, que abarca sólo unas pocas unidades. Es dolorosa y sensible a la presión del caminar. Visualmente se caracteriza por constituir un anillo queratósico (engrosamiento circular demarcado de la piel).

Verrugas superficiales

Formación indolora caracterizada por la presencia de brotes blanquecinos en la piel visualmente parecidos a una coliflor. Aparecen por encima de la planta del pie, generalmente entre los dedos o empeine.

Transmisión y prevención

Algunos lugares de transmisión pueden ser las superficies húmedas de piscinas, centros de actividades para la práctica del deporte, las duchas públicas, las playas y lagos.

El receptor del virus debe contar con una abertura en la piel para que el VPH pueda alojarse. Por lo que para prevenir el contacto con este virus es recomendable:

  • Usar sandalias o zapatos al caminar por zonas públicas húmedas.
  • No intercambiar calzado con otra persona.
  • Mantener los pies secos.
  • Cambiar calzado y calcetines diariamente.
  • Si ya conoces que eres portador, obligatoriamente debes cubrir la lesión para evitar contagiar a otros.

Tratamiento

En muchos casos, estas anomalías se sanan de forma espontánea, entre un período de tiempo que va de pocos meses a 2 años (cuando el cuerpo genera defensas para combatirlas). Sin embargo, si son dolorosas, muy molestas o para evitar su propagación ameritan cura al descubierto o extracción.

Ahora ponemos a tu disposición los 2 remedios naturales más efectivos para luchar contra esta antiestética afección:

Ajo

Unta directamente el ajo triturado y crudo en el área afectada, cubre la zona con vendaje, y repite el procedimiento de 2 a 3 veces al día y en 1 semana te habrás librado de ellas.

Aloe Vera

Aplicar en forma de gel o directamente exprimir el zumo interno de la planta. Coloca con algodón sobre la dermis infectada. Agrega más gel o jugo cada 2 o tres horas, y reemplaza el algodón diariamente.

Si el tratamiento no elimina el papiloma plantar. Entonces se deberá recurrir a una cirugía menor para extirpar esta lesión cutánea (de la piel).

Luego de que esta enfermedad se combate, la aparición de este tipo de afección en el futuro es casi improbable. Ya que el sistema inmunológico humano se deshará de cualquier residuo de verruga tras el tratamiento.