Fascitis plantar: Causa, cómo lo prevengo y su tratamiento

fascitis plantar

Fascitis plantar? Para definir de qué trata esta enfermedad debemos ubicar dónde se encuentra la fascia plantar. Esta se encuentra en la planta del pie y constituye el tejido que une al talón con los dedos. Además es el responsable que formar el arco.

Su función es mantener el arco y absorber el impacto contra el suelo. Por otro lado, evita la flexión excesiva de los dedos. Cuando esta banda elástica se inflama produce la fascitis plantar.

 

Qué lo causa

  • Caminatas o corridas prolongadas y recurrentes.
  • Aumento de peso o en la intensidad de la actividad física que se efectúe.
  • Mala pisada en terrenos duros y/o irregulares.
  • Mal agarre del calzado.
  • Debilidad muscular en el pie.
  • Pie cavo (trastorno por un arco muy pronunciado que ocasiona un apoyo excesivo).
  • Pie plano o exceso de curvatura en el arco plantar.

 

Cómo se detecta

Generalmente cuando esta enfermedad se produce viene acompañada de dolor intenso y rigidez en la zona interna cercana al talón. En algunos casos también puede producirse ardor, hinchazón leve, sensibilidad y enrojecimiento.

 

La intensidad y molestia se hace más fuerte:

  • Al levantarse en las mañanas con los primeros pasos, por la rigidez de la fascia en ese momento.
  • Después de mantener una posición fija al cabo de un tiempo.
  • Al subir escalones.
  • Luego de una rutina intensa de ejercicios. Sobretodo al realizar prolongadas carreras en terreno irregular.

 

Riesgos de padecer de esta dolencia

Las personas más propensas a padecer de esta dolencia son las que:

  • Poseen inconvenientes asociados al arco (por defecto o por exceso).
  • Sufren de tendón de Aquiles (sobretensión en el tendón que conecta la pantorrilla con el talón).
  • Presentan sobrepeso u obesidad.
  • Utilizan calzado sin soporte de arco o suelas flácidas.
  • Tienen cambios considerables de rutina.
  • Corren grandes distancias en superficies poco uniformes.

 

Cómo lo puedo prevenir

Existen algunos ejercicios que ayudan a evitar que esta afección aparezca:

  • Medir la moderación de las actividades músculo-esqueléticas que se realicen.
  • Detectar con un especialista (podólogo) qué tipo de pie posees y de ser necesario, corregir una pisada.
  • Realizar ejercicios para optimizar la flexibilidad de los músculos del pie.
  • Estirar la fascia plantar antes de levantarse de la cama cada mañana.
  • Adaptar el calzado perfectamente al pie incorporando plantilla (de ser necesario).

 

Su tratamiento

Con ayuda del doctor o terapeuta las molestias asociadas a la fascitis plantar deberán aliviarse si:

  • Ingiere medicamentos naturales para disminuir el dolor y la inflamación.
  • Aplica hielo o compresas frías en la zona afectada, durante 15 minutos por vez.
  • Realiza ejercicios de estiramientos para el extremo inferior del cuerpo.
  • Usa una férula durante la noche, taloneras ortopédicas, almohadillas para el talón y/o plantillas especiales.
  • Guarda reposo durante una semana.
  • Escoge calzado con soporte y amortiguación adecuada.
  • Uso por un máximo de 6 semanas de una bota de férula especial.
  • Aplica inyecciones esteroideas generales o en la zona cercana a la lesión (en caso extremo).

Con la aplicación de estas prácticas mejorará la condición. Pero si al contrario se torna más molesta entonces acuda de inmediato al podólogo, ya que algunos casos requieren cirugía.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*